Ambientalistas sospechan de mano criminal en incendio en la Reserva Indio Maíz

05 de Abril del 2018

La Prensa

 

La Reserva Biológica Indio Maíz arde desde el martes y hasta este jueves el voraz incendio había afectado unas dos mil hectáreas, según cálculos realizados por la Organización Fundación del Río a través del Sistema Regional de Visualización y Monitoreo de Mesoamérica (Servir).

El incendio se mantenía pero había disminuido la intensidad.

De acuerdo con Amaru Ruiz, presidente de Fundación del Río, lo primero que se tiene que hacer es controlar el incendio y evitar que este se continúe propagando. El problema es que no hay capacidad para sofocarlo, explicó.

Ruiz destacó que en la visualización de los puntos de calor que se muestran en el Servir, parecieran ser quemas agrícolas, por ende se debe trabajar en función de prevenir los incendios.

Lorenzo Martínez, miembro del Gobierno Territorial Rama y Kriol, explicó que en el lugar se han hecho presentes miembros del Ejército de Nicaragua, la Policía Nacional, el Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales locales, pero no han tenido presencia de otras autoridades para atender el siniestro que avanza en el bosque.

Según Ruiz, se presume que el incendio se originó por una quema causada por un productor, quien posiblemente sea de los que han venido invadiendo la reserva y realizan quemas sin ningún tipo de control.

La zona donde se produjo el incendio se ubica en la comunidad Siempre Viva, a tres kilómetros del municipio San Juan de Nicaragua , en Río San Juan.  Además persisten otros puntos de calor en la zona núcleo, cercanos al municipio de El Castillo, en Río San Juan.

Reserva sin protección

Ruiz enfatizó que “esto (el incendio) solo es una de las consecuencias derivadas de los problemas que hemos venido denunciando sobre la reserva: invasión de colonos, aperturas de caminos, tráfico de tierras, ausencia institucional y falta de saneamiento en territorios indígenas”, sostuvo.

Indio Maíz es una de las áreas donde se concentra una gran parte de bosques del país, su extensión es de unos 18 mil kilómetros cuadrados —según datos de la Segunda Comunicación Nacional ante la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático— y pese a su valor biológico, sufre problemas de cambio de uso de suelo

Por ello, Ruiz sostiene que se deben implementar acciones como rehabilitar los puestos de control, establecer jornadas de patrullaje por parte del Ejército de Nicaragua, junto con los guardabosques comunitarios y las organizaciones.

Asimismo, se debe “sacar a los invasores, donde se incluyen a ganaderos, frenar cualquier infraestructura (carretera, caminos, escuela, centros de salud) dentro de la reserva y reactivar el plan de manejo y actualizar”, dijo.

Ambientalistas se pronuncian

El Grupo Cocibolca, que abarca diversas organizaciones ambientales, expusieron que tomando en consideración las condiciones de la Reserva Biológica Indio Maíz (húmeda y lluviosa), valoran como “altamente improbable que dichos incendios hayan sido ocasionados de forma natural o espontánea”. Agregan que el incremento de las invasiones en las áreas protegidas y la impunidad con las que operan “nos indican la existencia de una mano criminal que ha penetrado en la reserva (…)”.

Factores que inciden en la propagación del incendio

Ruiz también explicó que el incendio se propaga porque en la zona persiste en ecosistema de yolillal, que son árboles que tienen aceite que genera más combustión, además de árboles caídos que dejó el huracán Otto en el 2016.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *